Echinacea

La Echinacea es una planta originaria de las partes este de Estados Unidos, de Las Montañas Rocosas. Pertenece al grupo de plantas florecientes de la familia de las margaritas y es una planta perenne que dura muchos años. Mide aproximadamente de 30-60 centímetros, es ligeramente erizada y tiene grandes flores de tonalidades rosadas a moradas, dependiendo de la especie. Aunque se puede encontrar en el oeste del país al igual que en Canadá y Europa. Existen 9 especies, de las cuales sólo 3 son utilizados en suplementos herbales: Echinacea purpurea, Echinacea angustifolia y Echinacea pallida.


Los indios nativo americanos utilizaban la Echinacea para fines médicos extensos. Entre los usos que le daban estaba para tratar dolores de garganta, tos, dolores de cabeza y hasta como analgésico. Alrededor de los 1800 la Echinacea ya se había convertido en un remedio natural popular entre aquellos que se habían asentado en los Estados Unidos y prontamente en Europa también.

Hoy en día la Echinacea es conocida sobre todo como un remedio para el resfriado común o para la gripe aunque también se sigue utilizando para tratar dolores, inflamación y migrañas entre otras afecciones de la salud. Al tener una mezcla compleja de sustancias activas, algunas de ellas antimicrobianas, tiene un efecto positivo en el sistema inmune.

Todas las especies de la Echinacea tienen un compuesto llamado fenoles. Esta sustancia controla la actividad de muchas enzimas y receptores celulares que protegen a las plantas de infecciones y daños de la radiación ultravioleta (UV). En los humanos, los fenoles también ejercen una función antioxidante.

Entre los otros antioxidantes presentes en la Echinacea están los flavonoides, ácido cicórico y ácido rosmarínico que ayudan a defender a nuestros cuerpos contra el estrés oxidativo.

También contiene alquilamidas (excepto la Echinacea pallida) las cuales junto con los polisacáridos, glicoproteínas y ácido caféico refuerzan nuestro sistema inmune.

A diferencia de los antibióticos que sólo atacan las bacterias, la Echinacea estimula la actividad global de las células responsables de la lucha contra todo tipo de infecciones. Al aumentar el número y la actividad de las células del sistema inmunológico, estimula el crecimiento de tejido para la curación de heridas y reduce la inflamación.

Cuando tenemos células más eficientes ellas pueden atacar bacterias, virus y hasta células anormales como se ha podido observar en algunos casos de cáncer.

Otro efecto que también observamos de la Echinacea, es la estimulación de la fagocitosis (el consumo de organismos invasores por los glóbulos blancos y los linfocitos), la cual se puede ver incrementada en un 20-40%.

Además, la Echinacea inhibe a la enzima hialuronidasa que es secretada por las bacterias para lograr el acceso a las células sanas.

Generalmente se utilizan la parte superior al igual que las raíces de la planta en cápsulas, tinturas, extractos y té.

En Farmacia Belladona puedes encontrar la Echinacea en tintura y cápsulas.

Si quieres informarte más sobre la Echinacea y sus propiedades puedes revisar los siguientes enlaces:

https://www.herbwisdom.com/es/herb-echinacea.html

https://www.medicalnewstoday.com/articles/252684

https://www.healthline.com/nutrition/echinacea#antioxidants